Lightroom nació el año 2006, y 4 años más tarde sería el momento del iPad… han pasado 4 años más y ahora tenemos la posibilidad de unir ambos mundos de la edición de fotografías en un ambiente hecho para fotógrafos con la facilidad y portabilidad de una tablet. La aplicación se llama Lightroom Mobile y es gratuita, pero requiere contar con Lightroom 5 y una suscripción a alguno de los planes Creative Cloud de Adobe.

Como ven todo tiende a trabajar en la nube, a eliminar copias físicas de los software y las tediosas actualizaciones con todo lo que significa. La idea ahora es abonarse a la utilización de un software por un coste mensual que te permitirá contar siempre con la última versión del software donde quiera que vayas, incluso hay avances en la utilización del televisor en lugar del computador… algo así como ocurre con Netflix.

Ahora, estarías dispuesto a desembolsar mensualmente una cantidad de dinero por tener libre acceso a estos software? de cuánto estamos hablando? Curiosamente siendo una aplicación en nube, el valor cambia según la región, y no es una simple conversión de moneda… sino que en euros el precio virtualmente se dobla.

  • En Estados Unidos el pack Ps + Lr tiene un valor de US$9,99 y la suite completa un valor de US$49,99 al mes.
  • En Francia en cambio el pack Ps + Lr tiene un valor de €12,99 y la suite completa un valor de €61,99 al mes.

No sé qué tan acostumbrado estarán ustedes al pago mensual de un servicio pero sacando cuentas, y no son fáciles cuando tenemos este tipo de servicio por un coste único vs un coste mensual, puede ser atractivo en esta nueva era donde nunca tienes algo físico en tus manos a cambio de tu dinero, sino tienes el derecho a acceder a ciertas prestaciones sólo durante el tiempo que pagues por ellas. Hasta hace un tiempo la licencia de uso de Lightroom tenía un valor de US$130 y tenías posibilidad de uso de la versión hasta que terminara su soporte o sus herramientas estuvieran demasiado obsoletas.

Tema largo y complicado, más todavía cuando estamos en plena transición de la forma de pagar el acceso a softwares.