Una improvisada sesión en el dojo de Isshin Ryu de Concepción junto a mi cuñado Paulo Vera y su compañero de entrenamiento Diego. En el avance ya les conté algo sobre la idea que tenía y las dificultades que nos encontramos… que me encontré yo la verdad. La idea era neutralizar completamente el fondo pero un gran espejo y la falta de algún accesorio para conducir mejor la luz no me lo permitieron. Igual algo se intentó incluso bloqueando el reflejo con unos paneles y con una ayuda en lightroom. Al final, demostrando una gran capacidad de adaptación y resistencia a la frustración, incluso terminamos usando el espejo jeje… como dicen por ahí, nadie sabe para quién trabaja.