Como normalmente ha sido la tónica con mi cuñado Paulo, armamos una pequeña sesión para hoy lunes en la mañana durante un entrenamiento de karate estilo isshin ryu junto a su amigo Diego. La idea era hacer algunas fotografías con luz cruzada bien contrastadas y en blanco y negro, idealmente matando el fondo, pero los espejos, cielo blanco y speedlights sin modificadores (snoots, gobo, flags, etc.) no lo hicieron posible. Como siempre el tiempo pasó volando, pero alcanzamos a hacer varias tomas… les presento a los protagonistas por ahora.