Gracias a la recomendación de Angela, de la productora audiovisual penquista La Tostadora, llegué al DuocUC para hacer un taller de fotografía como una actividad extra programática. A todo esto, lo mejor de hacer cursos como actividad extra programática o complementarios es que no tienes que hacer evaluaciones jeje. En fin, hubo bastante interés de los alumnos de distintas carreras como diseño, publicidad, audiovisual, entre otros. Lo bueno del taller es que los coordinadores querían que comprendiera salidas a terreno, wow! me llamó fuertemente la atención ya que no hay mucho curso con tantas horas y más encima que comprenda salidas a terreno. Así que mejor aún, más logras traspasar los conocimientos que para uno pueden sonar muy simples pero para alguien que no ha tomado una réflex van a parecer chino hasta que pueda hacer el mismo el ajuste o pueda experimentar él mismo lo sensible que es la fotografía con cada movimiento que hacer el encuadre.

Bueno, todo va bien con el curso… de hecho el sábado pasado nos fuimos a la Universidad de Concepción a hacer fotos. El barrio universitario en general tiene muchas cosas que fotografiar y además es super seguro por lo que nos podemos preocupes 100% en las fotos y lo que queremos lograr, caminando tranquilamente de punto a punto. Para muchos de los asistentes la experiencia fue nueva… el salir a caminar a hacer fotos, a observar, a detenerse frente a un detalle interesante y esperar el momento para hacer LA foto, fueron cosas que nunca habían hecho antes. Pudieron ver por sí mismos las ventajas de hacer este tipo de salidas… no de registrar un evento que vemos mientras caminamos hacia la universidad, el trabajo, la casa… sino que moverse suavemente y escanear el entorno a cada paso.

La actividad fue todo un éxito… el tiempo “reglamentario” había pasado e incluso hubo algunos que se quedaron y siguieron tomando fotos. Para registrar el momento, y guardarlo entre mis archivos personales, llevé la polaroid 103 que tenía una carga con 3 fotos disponibles. Hice una del grupo para mi y sortié las 2 restantes para 2 alumnos. Otra sorpresa ver una polaroid peel apart en acción… quedaron aún más enganchados con la magia de las instantáneas. Espero lo mejor para este grupo, a seguir aprendiendo.

Al final, al más puro estilo de dear photograph, Javier intentó alinear la foto con la realidad de tal manera de generar la ilusión óptica de unir los mundos. Quedó bastante buena no?