Les tengo buenas noticias! debido a un tirón de orejas -que aún me duele- las cosas van a cambiar sustancialmente por acá… ya sabrán en qué consistirán las modificaciones, pero les adelanto que habrá mucho más que leer y mirar. Les cuento que vengo llegando de Santiago en donde estuve compartiendo con otros amigos fotógrafos de matrimonio en el workshop de Kyle y Seba de Kyle Hepp Photography. Apenas supe del workshop no dudé en inscribirme… ya saben, inspiración es vital para mi, y el trabajo de Kyle es uno de los que consumo a diario mediante las historias y fotografías que comparte en su blog.

Mi primera experiencia en un workshop y qué les puedo decir, wow! la conversación, el nivel, el formato, la gente, el día, las fotos, el aire, el entorno, el depto jaja, wn! increíble! el grupo del domingo no pudo ser mejor, pasamos un buen rato, escuchamos con atención a pesar del juego con las cámaras, preguntamos, re preguntamos y los chicos siempre dispuestos a esclarecer toda duda que tuviéramos. Completamente abiertos a compartir lo que saben hacer y por lo que están entre los mejores del mundo en lo que hacen. A seguir aprendiendo y mejorando cada día, aprender de los errores, enfrentarlos y superarlos.

Ufff! el momento de la verdad. En la invitación al blog Kyle nos proponía juntar un par de fotos, un portafolio o un matrimonio idealmente, para que ella pudiera revisarlo y hacer la crítica. No preparé nada especial, sólo le pedí que revisara uno de los post de mi blog, en este caso el matrimonio de Katherine y Daniel. Tremendo ejercicio, totalmente recomendado… me vuelvo con muchas tareas, ideas y nuevas energías para aplicar en los próximos matrimonios y sesiones.

Aprovecho de agradecer a Kyle y Seba por el workshop que montaron, les quedó increíble! muy buen trabajo, y espero que no sea la última vez que nos veamos, ya encontraremos algún pretexto para juntarnos a conversar y pasar un buen rato nuevamente. Un abrazo a ustedes, gracias!