Esta sesión con Javiera la teníamos programada hace semanas y entre lluvia, nubes, frío, agenda, etc. no habíamos podido concretarla. Finalmente ayer nos pudimos escapar y aunque en la mañana estuvo nublado, en la tarde abrió y pasamos a un cielo completamente despejado. Agradezco la paciencia de Javiera, y por supuesto la invaluable ayuda de mi amigo, también fot3ro, Yassef Selman.

y por supuesto que Javiera se llevó su instantánea hecha con la mítica polaroid SX-70… y para documentarlo le hice una instagram.