El viernes el día comenzó muy temprano… a eso de las 2h30 nos levantamos con el objetivo de salir a las 3:00 AM con destino a los Géisers del Tatio. La ruta era la gran inquietud ya que con la nevazón de las ultimas semanas había caído mucha nieve en las montañas. Al conversar con carabineros nos comentaron quena ruta estaba abierta y que se podía subir. Efectivamente estaba abierta, pero no exactamente la tomamos. Terminamos fuera de camino con mucho obstáculo tratando de seguir en ruta pero era simplemente imposible. Mas tarde sabríamos que la ruta que tomamos no era la que habían abierto. Nos quedamos a esperar que amaneciera, estaba muy frío afuera pero igual aprovechamos el amanecer en las montañas, pasamos un buen rato y ocupamos el tiempo haciendo fotos y vídeos.
Luego volvimos al hostal para descansar un rato, para luego ir a almorzar al pueblo y aprovechar la tarde en el Valle de la Luna buscando nuevos puntos de interés. Llegamos a unas cuevas con mucho potencial fotográfico, sobre todo en la tarde. Escuchamos los gigantescos muros de sal crujir como si tuvieran vida, o estuvieran a punto de caer… una sensación muy extraña y atemorizadora. Escuchen ustedes mismos… esto lo grabé con el iPhone 4.

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

La puesta de sol estaba decidida para un segundo punto de altura en el Valle de la Luna, esta vez mas cerca del anfiteatro… Jorge, Alvaro, Miro y Coni subieron y yo me quedé abajo con la intención de buscar otras fotografías que las típicas turistas, ya que como les dije, todos los turistas dirigidos por tour operadores suben ciegamente siguiendo las instrucciones de guías, lo que no quiere decir que obtendrán las mejores fotos. Resultó súper provechoso, aproveché de fotografiar al equipo desde la distancia, registrar algunas texturas, colores, patrones, etc.

Los Géisers del Tatio quedaron para una proxima oportunidad. Preguntaríamos con mayor detalle y mapa en mano cual seria la ruta abierta que estaban utilizando los tour operadores. Por lo pronto, al entrar al valle de la luna, nos enterábamos gracias a un improvisado papel en la recepción del parque, nos enterábamos que el acceso a las lagunas Miscange y Miñique estaba despejado. Lo conversamos con el equipo y decidimos hacer el intento de ir a las lagunas el día 4 de tal forma de tener tiempo para recuperar el trasnoche y así ir al Tatio el domingo.

20110724-122740.jpg 20110724-010024.jpg 20110724-122825.jpg