Siempre disfruto mucho las sesiones con los pequeños, pero este pequeño tocayo de mi hijo de tan sólo 18 meses fue especial… ya verán por qué más abajo. Y es que si bien empezó con unas fotografías de expresiones en su casa con un setup de iluminación básico, luego nos dirigimos a una huerta que visita semanalmente junto a su madre para comprar las verduras para ellos y su familia. Si bien personalmente siempre me han gustado más los detalles de la expresión de los niños como estas primeras fotos… el ver al Benja disfrutando del contacto con la tierra fue aún más atractivo 🙂

? De todas formas esta es lejos la que más me gustó sobre todo por su expresión, su mirada, la tranquilidad que transmite pero a su vez hay una inquietud en sus ojos como que quiere ir a jugar. Cabe mencionar que esta expresión duró con suerte 1 segundo ya que en ese momento estaba chocheando con sus juguetes.

Una vez en la huerta, el Benja se sabía en su medio. Caminaba por todos lados sin cuidar mayormente sus pasos… ayudaba a cosechar y transportar las verduras a los contenedores, disfrutando cada minuto.

Hambre, curiosidad, vacuna natural… llámenlo como quieran pero sin lugar a duda un punto peak en la mañana 🙂

Y si ustedes no conocían la cara de una madre chocha con su hijo… aqui tienen a Lorena que ya no da más de orgullo por su pequeño Benjamín… o no Lore? 🙂

Hasta yo me traje algunas verduras! gracias Benja por ayudarme con ellas 😉 espero que te gusten las fotos jeje.