Es imposible conocer realmente el número de afectados por motivo del terremoto y posterior maremoto del 27/F. Se hacen estimaciones a números cerrados para facilitar las cosas, las fracciones no sirven, los decimales estan de más, pero estoy convencido que los “números” que leemos y escuchamos en los reportes sólo representan una pequeña parte de la realidad. Más que una estimación, es una aproximación… pero claramente por parte baja.

En varias salidas a sectores afectados y otros definitivamente arrasados por la naturaleza, he podido compartir con albergados… verdaderos sobrevivientes que vieron sus casas partir con mar o caer en medio del terremoto. Siempre los más dramáticos con aquellas historias que involucran a bebés, niños y ancianos debido a su mayor vulnerabilidad, pero por lo menos los niños tienen a sus padres, no así los ancianos que siempre se ven más solos y aislados.

Entre todas esas historias esta la de la familia Rivas Lincopi de Caleta Llico en el Golfo de Arauco. Mi primer encuentro con ellos fue a través de la Sra. Leonor Lincopi y su padre Don Luis Lincopi (3° y 2° de derecha a izquierda en la fotografía) con quienes me reuní el pasado 4 de abril en el marco de una reunión con representantes de comunidades mapuches del sector, durante una salida con el grupo de gestion solidaria.

Ambos muy organizados tenían documentos previamente preparados para complementar la reunión. Don Luis por su parte me entregaban información sobre sus familias, ancentros y tierras… y la Sra. Leonor intervenía brevemente para comentar la pérdida de su panadería. Justo luego de tomar esta fotografía Don Luis me invita a visitarlos para conocer un poco más a fondo la real magnitud de sus pérdidas.

De aqui en adelante sobran mis palabras… les dejo un video que resume los 45 min. de conversación que tuvimos junto a la Sra. Leonor y su esposo Don Juan Rivas. Ustedes se harán su propia imagen de lo que ha pasado esta familia estos últimos meses, espero que represente en parte la real magnitud de lo que viven hoy.

Este lunes la familia Rivas Lincopi estaría enviando el horno a Maquipan ilusionados de recuperarlo en plena función para poder levantar frente y comenzar este año nuevamente.

si estas interesado en ayudar a esta familia
por favor comunícate conmigo
gracias!

.