Como ya saben el pasado domingo 4 de abril nos fuimos a Llico -en el Golfo de Arauco- [VIDEO] junto a un numeroso grupo de amigos movidos por la solidaridad, la entrega y el compartir. Personalmente yo iba con misión “ENTREGA” luego que muchos colaboraran para juntar las 40 mochilas de la campaña Mochila a 10 para entregar a los niños de pre-kinder a 3° básico del Liceo Técnico Pesquero Filidor Gaete de Llico.

Una caravana de 10 vehículos liderada por el camión 3/4 del Marcelo que se llevó todos los aportes que la gente fue a dejar esa mañana gracias al aviso que se pasó en la Radio Bío-Bío. Luego una corta reunión de coordinación de la gente que iba, una oración…

… la infaltable foto de grupo que no tuvo bandera porque todas estaban en los capó de los autos. Bastante numeroso el grupo, super buena experiencia para todos nosotros, tanto para los que ya han participado en actividades solidarias post-terremoto como los que no, sin duda momentos que no pasarán al olvido así como así.

Saliendo de Concepción hacia la Provincia de Arauco camino obligado es el ahora único puente habilitado para unir las comunas de Concepción y San Pedro de la Paz, el Llacolén. Antes de entrar, la postal penquista del terremoto, el derrumbado edificio Alto Río que ún permanece tal cual quedó luego de su colpaso, eso si bastante intervenido por parte de los equipos de rescate.

Los testimonios se repiten en el camino: el puente viejo, alteraciones en la ruta… para luego llegar a la ciudad de Arauco cuyo ícono, el Campanario, cedió frente a la fuerza del movimiento, dejando un poco atractivo panorama para quienes pasan en estos días por la plaza. Nada se ve de la cúpula, el reloj, destruidos se distinguen la estructura de soporte de la cúpula y algunos pilares de la estructura.

Al partir de Arauco y debido a los desvíos por puentes cortados, tuvimos que tomar un desvío por Raqui rodeando el humedal de la zona, aumentando el tiempo de viaje fácilmente en 1 hora pasando por caminos de tierra. Al acercarnos a Llico empezamos a ver casas más seguido y en algunos sectores nos encontramos con un panorama no muy agradable, pero parte de la realidad. En 2 ocasiones vimos a niños a orilla del camino sosteniendo improvisados letreros de cartón con mensajes como “NECESITAMOS AYUDA” indicando la cantidad de familias albergadas. Debido a nuestro compromiso con los niños de la escuela no podíamos detenernos ya que salimos atrasados de Arauco, pero mediante las radios con las que nos comunicábamos entre los autos decidimos inmediatamente entregar la ayuda en Llico pensando en dejar una cantidad para entregar al momento de regresar… esperando poder encontrarlos.

El antes y después de la Caleta Llico… nada quedó de sus verdes praderas y concurridos restaurantes costeros. Esta fotografía fue tomada seguramente varios días después de la catástrofe ya que se observa que muchos escombros y restos de casa han sido removidos… pero les da una idea de la magnitud de la destrucción que dejó el tsunami en el lugar (ver video aficionado del momento en que entra la ola a Llico).

Al llegar al colegio nos recibieron un par de representantes de la Municipalidad de Arauco que estaban coordinando la recepción de ayuda. Las instrucciones eran entregar la ayuda para acopiarla en la parte posterior de la escuela para que posteriormente ellos la repartieran entre la gente bajo la forma de canastas familiares que se entregarían cada 20 días. Nosotros íbamos con el cuento bastante claro gracias a comunicaciones previas con la Directora del Colegio por el tema de las mochilas, y la verdad es que no queríamos que se acopiara la ayuda… idealmente queríamos entregarla directamente a las personas afectadas… y eso hicimos.

Como ven en la 4a foto donde aparecemos casi todos (Tina y Germán andaban comprando) se darán cuenta que somos bastantes! de hecho al grupo original se nos agregó una familia que andaba en su vehículo y que querían llevar ayuda junto a nosotros (también gracias al aviso de la Radio Bío-Bío). Bueno, ustedes se preguntarán… y para qué tanta gente? — Pero sí que fue bastante útil toda la gente que fue. Sin mayor coordinación previa debido a que no nos habíamos juntado antes y sabiendo que pese a una visita anterior el 24 de marzo la situación podría estar muy cambiada, cada uno se puso a trabajar en diferentes actividades de manera fluida y agradable.

Por ejemplo un grupo bajó la ropa que llevábamos, la organizó en el hall de entrada del colegio y gracias a unas mesas que nos prestó la Directora Sra. Marta Salas, se armó una especie de bazar para que los interesados pasaran a “vitrinear” llevando lo que necesitaran.

Luego de un tiempo suficiente la ropa fue recuperada y devuelta a nuestro camión para entregarla al regreso en las casas a orilla del camino. Esto fue muy bien visto, y pasamos el dato para que se practique, ya que fuera del colegio había bastante ropa que la gente no había elegido y no tenían dónde dejarla… en una próxima visita Cristina sería testigo de la quema de excedentes de ropa.

Otro grupo se fue a entregar ayuda inmediatamente a Punta Lavapié gracias a la recomendación de los representantes municipales. Se llevó ropa, víveres, pañales, clavos donados por Inchalam, entre otras cosas. La ida de esta pequeña caravana a Punta Lavapié sería suficiente para crear un nuevo lazo solidario con los habitantes de esta localidad que esta más aislada y que no se conoce mucho.

 

Quizás sólo porque es la zona en que el levantamiento de la Placa Continental fue el máximo alcanzando 2.5 a 3 metros (ver video) por motivo de la entrada de la Placa de Nasca (les invito a consultar el artículo del Geólogo Miroslav Rodríguez quien tuvo la gentileza de explicar éstos y otros conceptos y cuestionamientos relacionados con el terremoto).

? En esta foto tomada por Mauricio (donde sale mi cuñado Paulo que siempre dice que no le tomo suficientes fotos jeje) vemos como se entregaba ropa seleccionada por los mismos albergados de tal forma de asegurar que no hubieran prendas que se perdieran como ha sido la tónica en muchos de los sectores que he recorrido.

Estas personas están acá no porque fueran desalojadas de sus viviendas o porque éstas hayan sido destruidas por el terremoto o arrasadas por el tsunami. El gran problema de un sector de Punta Lavapié es la estabilidad del cerro, que al igual que en el caso de Cocholgüe si bien no hubo grandes deslizamientos, éstos podrían producirse a causa de las lluvias que no tardarán en llegar.

Buena foto del Mauro, también en los cerros de Punta Lavapié… en el primer plano en el Corsa se ve a Tina haciendo O.K., y atrás la camioneta de los amigos de mi ahijado Angelo y del otro lado en el taxi DJ Poyo y compañía. Ya saben la mayoría del grupo de gestión solidaria somos colegas de trabajo que cubrimos matrimonios. De fondo la Isla Santa María que tanto sufriera también con el terremoto y posterior maremoto (ver video).

Otro grupo liderado por Marcelo se quedó preparando el “cine” para los niños (sorry no tengo fotos de eso). Montando una pantalla, amplificación, proyector y las sillas del colegio fueron suficientes para crear el ambiente y proyectar unas películas con el fin de levantar a los niños que sin duda deben ser los más afectados junto con los ancianos. Era el plan, pero la audiencia se amplió a militares y voluntarios del Techo para Chile que construían las mediaguas a los pies del cerro. Gracias a Dios los niños estaban bastante ocupados, ya que había otro grupo que les había llevado teatro, caras pintadas y huevitos -al igual que otra sección de nuestra caravana- así que muy contentos de ver que los niños de Llico tenían la agenda copada por lo menos para el Domingo de Ressurrección. Después sabríamos que en la cercana Caleta de Tubul también habían actividades organizadas por voluntarios… no así en Punta Lavapié.

Paralelamente a todo esto, yo tuve la misión de reunirme con representantes de las comunidades mapuches del sector para conocer sus necesidades ya que una chilena en el extranjero tiene la intención de reunir fondos para ayudarlos específicamente a ellos. Fue una larga e interesante reunión que se llevó a cabo en la misma oficina de la Directora del Colegio Sra. Marta Salas -a quien agradezco infinítamente su buena disposición- donde conversamos bastante sobre sus necesidades actuales como ancestrales. Me siento muy privilegiado de haber tenido la oportunidad de conversar con ellos, espero que puedan recibir ayuda ya que sólo ellos tuvieron numerosas pérdidas tanto para hombres de mar como para mujeres de tierra que perdieron años de esfuerzo tan sólo en un par de minutos de oscuridad. Ésta es una fotografía que les hice a la salida de la reunión en el acceso principal del colegio de Llico.

Posteriormente acompañé a Don Luis Lincopi y su hija la Sra. Leonor Lincopi (2° y 3° de derecha a izquierda) para conocer más a fondo su caso, quienes vieron desaparecer su panadería, “LA” panadería que abastecía los colegios y almacenes de la zona. Una pérdida millonaria que dejando fuera el dinero incluye costosos equipamientos como un horno industrial, muebles de almacén así como una completa bodega de productos y quinales de harina preparada para el comienzo del año escolar… recordemos que el terremoto fue la madrugada del sábado 27 de febrero y en Llico las clases comenzaban el lunes 1° de marzo. De este caso les hablaré en otro artículo… pronto.

Finalmente, y para terminar mi jornada en Llico, mientras los demás voluntarios ya habían entregado la ropa, víveres y las mochilas de la campaña MOCHILA A 10 directamente en las manos de los afectados, al regresar a la escuela me encontré con 4 pescadores que esperaban ser encuestados para informar sus pérdidas. Esto gracias a la gestión de la Tina que contactó a la gente del Desafío Levantemos Chile, quienes actúan gracias a esta información. Las encuestas las tenía la Tina que aún estaba entregando ayuda en Punta Lavapié, pero para evitar abusar de la paciencia de estos caballeros, y gracias a la directora del colegio que nuevamente me facilitó su propia oficina, fue posible conversar y conocer un poco más sobre las importantes pérdidas que sufrieron tanto hombres y mujeres que incluyeron casas, cabañas de veraneo, botes, motores, equipos de buceo, compresores, redes, jaulas, entre otros.

Los 4 pescadores se multiplicaron y finalmente fueron muchos los pescadores artesanales, buzos mariscadores y recolectores de orilla con los que me fue posible conversar. Muchas historias de valientes que perdieron todo y aún tienen la fuerza para entregar una sonrisa. Admirable.

 

Mientras yo salía del colegio y me despedía de la Sra. Marta… mi esposa Paz, Claudio, Marco y Caro me esperaban en el auto impacientes y con hambre. Pensábamos que el resto de la caravana ya iba de regreso a Concepción, pero por suerte los alcanzamos debido a que fueron parando en todos los caseríos para entregar ayuda. Bolsitas con dulces y chocolates para los niños como una forma de celebrar el Domingo de Resurrección y el bazar móvil con muestras de prendas y todo… muchas tallas salieron y tanto voluntarios como afectados pasaron un buen rato dentro de lo posible.

También les recomendamos esto ya que somos muchos los que vamos a entregar ayuda y pasamos directo a los pueblos costeros, pero de camino si bien la gente no perdió sus casas por el tsunami, muchos sufrieron derrumbes, desabastecimiento y pérdida de la fuente laboral.

Mucho queda por hacer tanto en esta localidad como en muchas otras. Los invito a no esperar que otro haga algo, que el Gobierno debería o no debería hacer, no pierdan tiempo… les pongo un solo ejemplo. Estoy seguro que más de alguno ya ha encendido la estufa en sus casas, pues imaginen a estas familias en sus carpas o mediaguas sin aislante térmico en las frías costas del litoral centro-sur… y tras ellos hay muchos ancianos y bebés!

INFORMATE SOBRE EL ESTADO DE LOS DAMINIFICADOS DE TU LOCALIDAD, CONOCE SUS CARENCIAS Y ORGANIZATE PARA IR EN AYUDA… ELLOS LO NECESITAN AHORA!

.