Y es que ya no aguantaba más. Ya habían sido varios los meses cambiando lentes y limpiando sólo con una pera de aire manual… y los efectos empezaron a verse más de lo que habría querido. Sobre todo en fotografías con el diafragma muy cerrado -f/22- la definición de la mugre que había en el sensor era indeseable. Ya había estudiado varias opciones para limpiar el sensor pero no me decidía por ninguna hasta que otro amante de la foto con el que compartimos el mismo modelo de cámara Nikon D2H, Rodrigo Mansilla, me comentó que acababa de limpiar el sensor de su cámara con unos “pinceles” con punta de microfibra con buenos resultados. Me dió el dato de cómo conseguirlas y luego de un par de días ya las había recibido.

Más de una semana pasó sin hacer la limpieza y es que igual es intimidante el cuento… es el sensor de la cámara que vas a limpiar con un elemento que vas a deslizar por sobre la superficie… podría pasar cualquier cosa y muere la cámara, ya que el sensor es el corazón de la máquina. Bueno, finalmente me decidí y lo hice. Para graficar el estado del sensor hice unas fotografías del antes y el después simplemente fotografiando una superficie blanca f/22 sin importar el enfoque y luego la contrasté al máximo para hacer evidente las partículas adheridas al sensor.

DANIEL FUENTEALBA | dfuentealba.com

El producto que utilicé fue CCD SWAB que contiene 6 pinceles o paletas recubiertas con una microfibra que permite limpiar por contacto la delicada superficie del sensor sin dañarlo se supone (un poco de making of al extremo derecho usando una plasticina de mi hijo Benjamín para sostener la paleta al borde de la mesa para poder montar la cámara en frente y tener el tiempo y estabilidad para hacer el foco).

20090628-_DAN25421-t.jpg 20090628-_DAN25661-t.jpg 20090628-_DAN25721-t.jpg

Antes de limpiarlo con la paleta soplé el interior de la cámara con una pera de aire de tal manera de remover las partículas no adheridas al sensor. Luego con mucho cuidado -manteniendo de forma segura el espejo arriba y la cortina abierta- le di unas pasadas al sensor con la paleta de tal manera de cubrir toda la superficie. Luego hice un par de fotos para ver el resultado y volví a dar unas pasadas. El ejercicio lo repetí 3 veces y el panorama cambiaba a cada paso pero siempre reduciendo la cantidad de partículas… funcionaba!

© DANIEL FUENTEALBA | dfuentealba.com

Como ven igual quedaron un par de partículas que seguramente con mayor atención, presión, pasadas, suerte, etc. habrían partido completamente pero por el momento me conformo de todas maneras con el resultado obtenido. Hay que pensar que estas fotos de prueba fueron tomadas a un diafragma cerrado al máximo a f/22 y luego las imágenes fueron fuertemente contrastadas de tal manera de hacer las partículas evidentes, cosa que  dificilmente haríamos con una fotografía.

Al hacer un recorte de 100% a una macro fotografía que hice con la Nikkor 50mm f/1.8 invertida se pueden ver algunas partículas oscuras en la punta de la paleta provenientes -quizás- de la superficie del sensor de mi cámara.

Así es que totalmente recomendado… si siguen las instrucciones y son bastante cuidadosos no deberían tener problemas. Además se ahorran unos $60.000 que es el costo por enviarla a Villamar (representantes de Nikon en Chile) según el comentario de mi amigo Carlos que tuvo que enviarla por garantía y aprovechó de informarse. Claro que ellos extraen la pieza completa con el sensor para hacer una limpieza más minusiosa. Ideal si se quiere recibir un sensor con una reducción de partículas, sino que como nuevo. Cada cual sabe lo que necesita. Si tienen alguna duda me dicen 😉